Revolver las aguas

Entorna un ojo la apatía

-guiño de soslayo a la muerte-.

Su voz: melancolía,

mejunje de sal y aguardiente.

Dice que ganó el yugo negro y vergonzoso,

que Don Quijote siempre fue un loco,

que a sangre fría no solo se mata;

también se vive.

Le escuchan los rayos del sol

-aunque tuviera razón, qué más daría-.

Ha vencido Horus pero caerá el Egipto

y las pirámides convertirán a los esclavistas

es dioses de los tiempos modernos:

de la razón científica,

de las visitas guiadas,

del sacrificio de muchos por la grandeza de pocos…

Vencen en todos los tiempos

tiranías humanas que se escapan al entendimiento humano.

El ser inteligente dice: ignorancia, sumisión, derrota.

El ser humilde grita: resistencia, amor, justicia…

No gana ninguno.

Entorna un ojo la apatía,

los rayos del sol se entremezclan con el gentío;

las flores aguardan la llegada de la primavera para poder ser.

El reloj dicta su manía irreprochable del tiempo

mientras bañamos nuestros cuerpos desnudos en el río largo

y miramos los ojos atónitos de los otros, expectantes,

esperando que las manos revuelvan las aguas.

Mis manos ya se mueven,

¿las tuyas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s